Entradas

El catalán asegura que “en Granada se respira baloncesto”

Alejandro Bortolussi ha entrevistado hoy a Joan Pardina en la cuenta de Instagram de la Fundación CB Granada dentro de la campaña iniciada entre el club rojinegro y Bankia para recaudar fondos destinados al Banco de Alimentos de Granada hasta el próximo 27 de junio en el siguiente número de cuenta: ES14 2038 3505 3860 0025 4526.

Entre el catalán y el argentino han disputado un duelo de preguntas sobre su carrera deportiva y sobre la Fundación CB Granada que ha vencido el alero al acertar 5 de las 8 preguntas, por las 4 del ala-pívot.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Nos ha dado tiempo a hacer cosas que durante la temporada no podemos. He hecho algún curso de inversiones y demás, que es un tema que me gusta. También he aprovechado para cocinar un poco”.

¿Qué le parece la ACB sin público?

“Creo que la fase final va a ser chula. La ACB se ha organizado bien, aunque la sensación sin público es extraña, ya que parece casi un entrenamiento. Creo que es bastante desmotivador jugar sin gente en la grada. A nosotros nos gusta que haya público y nos motiva, aunque sea fuera de casa. Esperamos poder empezar la liga con público cuanto antes”.

¿Está pudiendo entrenar?

“He tenido suerte porque hay un centro de alto rendimiento cerca de mi casa, en Barcelona. Solicité ir a entrenar y estoy aprovechando para ir al gimnasio y a la pista”.

¿De dónde viene la pasión por el baloncesto?

“Desde pequeño. Mi padre fue director de cantera del Barça y mi hermano jugaba siempre. Al principio probé el fútbol y el tenis, pero cuando me llevaron al baloncesto me gustó y me dediqué a ello desde los 7 años. Empecé en un club de barrio y después me llamó el Barça”.

¿Qué año le marcó más como jugador?

“Creo que mi año más importante fue el de San Sebastián, tanto a nivel individual como colectivo. Conseguimos el ascenso a ACB y fue una temporada muy bonita. Fue el año en el que me sentí más cómodo jugando”.

¿Cuál es su mejor momento deportivo?

“Tengo dos. Uno el ascenso a ACB y otro mi debut en el Palau”.

¿Qué impresión tenía de Granada?

“La gente me habló muy bien y desde fuera percibía un club con ilusión y un proyecto serio. Sabía que se había consolidado y que era una ciudad de baloncesto con una afición muy importante”.

¿Qué le parece Granada?

“He tenido la suerte de vivir en muy buenas ciudades. Granada tiene sitios muy bonitos, se vive bien, tiene Sierra Nevada y se come muy bien. Además, se respira baloncesto”.

El técnico rojinegro cree que “siempre hay que tener curiosidad por aprender”

Samu Gómez llegó a la Fundación CB Granada en 2006. Logró un Campeonato de Andalucía como entrenador ayudante de Pablo Pin y con jugadores como Javi Hernández o Luis López en la plantilla, pero también ha conseguido disputar varios Campeonatos de España como entrenador principal. Esta temporada dirigía al cadete masculino Inlingua, que estaba invicto en su competición e iba tercero en la liga júnior.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Hemos pasado por distintos periodos. Al principio en casa pasamos por una reorganización con los niños. En la Universidad he estado más liberado de clases y no fue tan caótico para mí. Hasta mayo intentamos tener mucho contacto con el equipo porque no estaba claro el tiempo que iba a durar. Con los cadetes hemos intentado hacer distintas cosas y nos veíamos cada dos o tres días. Y ahora planificando la próxima temporada y aprovechando para recuperar algún pequeño hábito”.

¿Qué tipo de actividades ha podido hacer con el equipo?

“Buscábamos algún tema de juego que nos interesase que ellos viesen. Muy variado. Nosotros lanzábamos la idea de que viesen el partido, pero con algunas preguntas muy genéricas. Hemos intentado que aprendan viendo baloncesto, ya sean hábitos, formas de juego o toma de decisiones. Tuvimos casi 10 sesiones de ese tipo y fue muy entretenido. También celebramos el cumpleaños de Ángel Corpas o hicimos un escape room”.

¿Cómo fue la adaptación en la Universidad?

“Creo que se han resuelto todas las situaciones bastante bien teniendo en cuanto la premura con la que se produjo. Como tema de aprendizaje lo hemos podido aprovechar mucho. Yo he dado algunas clases de máster y han ido bien, aunque me parece bastante frío. Se ha perdido mucho contacto personal con los alumnos”.

¿Cómo ha ido la temporada del cadete Inlingua Fundación CB Granada?

“Estábamos muy contentos con el grupo. Es una generación que a nivel de resultados es muy buena, pero había perdido a Antonio Moreno y Ricardo Martín, que eran muy importantes. Yo llevo dos años con ellos y son jugadores que trabajan una barbaridad. Les gusta y se lanzan a por cualquier reto que les planteas. Salvo una serie de lesiones que coincidieron en diciembre y nos hicieron bajar el nivel de juego, el resto ha ido bastante bien. En marzo estábamos en nuestro mejor momento.

En la liga júnior hemos quedado terceros y hemos conseguido ganarle a todos los equipos de la competición, menos a nuestro júnior A. Me quedo con el día a día del grupo”.

¿Cuál ha sido la mejora con respecto a la temporada pasada?

“Ha habido una mejora técnica y a nivel defensivo. Nos hemos sobrepuesto a dificultades físicas, ya que la estatura del equipo ha bajado. Competimos mejor y más tiempo. Además, ha terminado la temporada y tenemos mucho margen todavía. Hay muchos detalles que se pueden trabajar tanto de forma individual como colectiva”.

¿Cómo les afecta a ellos la inactividad?

“Me ha afectado a mí, imagínate a ellos. Ellos lo han pasado mal porque les ha faltado el deporte y no han podido estar con los compañeros. Ahora están todos deseando volver a entrenar y a disfrutar de ese trabajo diario”.

Actividad del club para volver a los entrenamientos en las categorías inferiores

“Me parece genial. En el momento en el que ha surgido la actividad me ha parecido una decisión muy acertada. Nosotros no habíamos hecho nunca algo así, pero nos va a servir también para probar algo diferente. Mis jugadores se han apuntado todos porque lo necesitan. La respuesta por parte del club ha sido muy alta y rápida”.

¿De dónde viene la pasión por el baloncesto?

“De casa. Mi padre es entrenador de baloncesto y yo me he criado viéndole en todas las categorías. La idea de entrenar viene por él y por mi madre. De hecho, ellos se conocen por el baloncesto. Lo hemos vivido desde pequeños. Aunque uno se lo toma con calma y piensa que será algo esporádico, yo llevo ya 20 años entrenando”.

¿Cuál ha sido su trayectoria dentro del club?

“Yo llegué en 2006. Empecé con el cadete de primer año y luego fui ayudante de Pablo Pin con un equipo que fue campeón de Andalucía con Pablo Fernández, Javi Hernández o Luis López en la plantilla. Lo tuve que dejar durante dos años por trabajo, pero volví justo cuando comenzó la nueva etapa. Siempre me he movido entre cadete y júnior”.

¿Cómo se sigue formando un entrenador después de obtener todas las titulaciones?

“Nos seguimos formando porque creo que hay que tener curiosidad. Necesitamos ver lo que se hace en muchísimos sitios para aprender. Hay muchísimas posibilidades, ya que a día de hoy tenemos acceso a muchísimos vídeos, herramientas o charlas. De todas puedes coger cosas. El contexto en el que nos encontramos ahora nos lleva a actualizarnos constantemente”.

¿Qué conclusiones ha podido sacar de las durante el confinamiento?

“Cada vez tengo más claro los buenos entrenadores que hay en Granada. Creo que la calidad, curiosidad o ganas de compartir que tenemos aquí son fundamentales. Queremos seguir aprendiendo y somos generosos para mostrárselo a los demás. Compartir nos ayuda a formarnos”.

¿Qué siente cuando un jugador de baloncesto base llega a una liga a nivel nacional?

“Un poco de alivio. Significa que el trabajo de todo el mundo al final ha estado bien hecho y ha obtenido esa recompensa. Nosotros cogemos jugadores de Granada que confían en nosotros para su formación, ya que no traemos jugadores de fuera. Han salido jugadores del club que han jugado en liga EBA o LEB Plata, como Germán Martínez, Alberto Pérez, Marcos Vigo o Rui Pereira. Yo les digo mucho que su carrera empieza cuando alcanzan los 18 años. Tenemos jugadores muy implicados que se esfuerzan muchísimo y queda demostrado al verlos como entrenadores años más tarde”.

¿Cómo ve la evolución de Germán Martínez?

“Creo que va con una evolución muy buena. Con 18 años tenía un nivel de juego muy bueno, pero le faltaban cosas que se van adquiriendo: paciencia, madurez…Creo que es un ejemplo perfecto del tipo de jugador que intentamos hacer en el club: jugadores responsables, muy buenos compañeros y con una ética de trabajo muy grande. A mí me resulta muy divertido verle jugar”.

¿Cómo calificaría su forma de entrenar?

“La primera cosa que intentamos es conseguir un equipo. Queremos mucha participación de todos los jugadores, pero no significa que todos jueguen lo mismo. El trabajo va enfocado a conseguir un equipo con jugadores totalmente implicados. Eso significa jugar a un ritmo muy alto con muchas posesiones. Eso obliga a todos a estar implicados. No buscamos un rol de especialista y eso es lo que mejor nos funciona en todos los sentidos.

Yo soy paciente, pero a la vez impaciente. Hay cosas que sabemos que no vamos a conseguir para la próxima semana, pero lo pedimos para esa fecha. Mucho esfuerzo colectivo e individual, pero al servicio del equipo”.

¿Cuál es su mejor recuerdo en el club?

“Si hablamos de éxito individual me quedaría con un equipo cadete que consiguió ir a un Campeonato de España. También al ganar el Campeonato de Andalucía o al ver a Alberto Pérez y Germán Martínez jugando en el Palacio de Deportes. También me quedo con los jugadores que me siguen saludando y hablando tras varios años sin vernos. Yo sigo entrenando porque me lo paso pipa”.

Libro: “El infinito en un junco”.

Película: “Parásitos o Érase una vez en Hollywood”.

Serie: “The Wire”.

Juego de mesa: “Catán”.

Comida favorita: “Gazpacho”.

Sitio favorito de Granada: “El Realejo”.

Jugador favorito de baloncesto: “Michael Jordan”.

El argentino ha entrenado durante los últimos días en el pabellón Veleta

Joan Pardina ha entrevistado a Alejandro Bortolussi a través de Instagram con motivo de una iniciativa creada entre Bankia y la Fundación CB Granada para recaudar fondos contra el coronavirus. La cantidad recaudada hasta el próximo 27 de junio irá donada al Banco de Alimentos de Granada. La entidad bancaria doblará la cifra recaudada en el número de cuenta: ES14 2038 3505 3860 0025 4526.

El jugador argentino, que durante los últimos días realiza trabajo en solitario en el pabellón Veleta, reconoció que “echaba mucho de menos jugar al baloncesto. Las sensaciones son muy buenas, aunque al principio me costó adaptarme y ahora tengo ganas de que comience la competición de nuevo”.

Antes de volver al parqué, el ala-pívot del Coviran Granada declaró que “he aprovechado durante el confinamiento para leer, que es algo complicado durante la temporada. También he tocado el bajo eléctrico”.

Bortolussi cree que “la liga comenzará con las fechas de siempre. Aunque era pesimista hasta hace poco, creo que dependerá un poco de lo que pase con la ACB y que se demuestre que se puede jugar y hay seguridad”.

Los dos jugadores, que tienen contrato con el Coviran Granada para la siguiente temporada y así lo recordaron durante el directo en Instagram, volverán a verse las caras el próximo jueves, aunque con los papeles cambiados, ya que será el argentino el que entreviste al catalán.

Pedro Sánchez es uno de los canteranos que entrena con el primer equipo

Pedro Sánchez pertenece al júnior de la Fundación CB Granada, aunque alterna los entrenamientos con los del primer equipo. El canterano rojinegro llegó a debutar en partido oficial la temporada pasada a las órdenes de Pablo Pin, ya que pudo entrar para sustituir a Carlos Corts en la victoria del Coviran Granada sobre el Levitec Huesca en el Palacio de Deportes.

¿Qué ha hecho durante la cuarentena?

“La verdad es que han sido todos los días lo mismo: estudiar mucho, jugar a la play un poco y a partir de las 8 de la tarde me ponía a entrenar también”.

Fermín Rodríguez

¿Ha entrenado con el equipo?

“Al principio Arturo Quílez nos mandó un plan de trabajo físico, pero cuando vimos que se podía alargar y que la temporada no se iba a retomar dejamos de hacerlo y las videollamadas eran más para desconectar y hablar”.

¿Qué echa de menos de la temporada?

“Sobre todo el hecho de poder desconectar de los estudios. Al final vas a entrenar con tus amigos y te olvidas de lo demás, que es algo más complicado de hacer estando en casa. También echo de menos los partidos y el hecho de poder competir”.

¿Con qué partido se queda de la temporada?

“A nivel individual me quedo con todo lo que he aprendido. Soy júnior de segundo año, pero todavía seguimos aprendiendo muchísimas cosas. A nivel colectivo he disfrutado mucho los partidos de liga júnior contra GmasB, La Zubia o Armilla”.

¿Qué destacaría del equipo?

“La progresión que hemos tenido. Empezamos un poco flojos, pero nos pusimos las pilas y a partir de ahí empezamos a sumar y los entrenamientos dieron un salto de calidad bastante grande”.

¿Cómo ha ido la experiencia con el primer equipo?

“La primera pretemporada me pilló un poco de sopetón. No sabía a lo que iba y me encontré con entrenamientos por la mañana y por la tarde más el gimnasio. Era una bestialidad y llegaba a mi casa destrozado. La segunda fue bastante mejor. El resto de la temporada me encantó el hecho de estar con ellos y poder ver cómo trabajan. Desde dentro se ve todo el trabajo que hay de los entrenadores”.

¿Cómo se ha sentido con el primer equipo?

“Al principio iba con bastante miedo, pero poco a poco fui cogiendo confianza. Siempre me han tratado bien y me han dicho que lo intente”.

¿Cómo fue su debut en el Palacio?

“Fue chulísimo. Me puse muy nervioso. En el banquillo vi que íbamos ganando de mucha diferencia y Devin me dijo que iba a salir ya, que me preparase. Pablo me llamó y estuve un rato esperando para salir en la silla de cambios. Encima entré por Carlos Corts, que fue el MVP de la jornada. La experiencia estuvo muy guay”.

¿Cómo han ido los Campeonatos de Andalucía que ha disputado?

“He jugado 8 y la verdad es que es lo mejor de la temporada. Vas allí con tus amigos y te lo pasas genial. Los partidos son muy diferentes porque sabes que juegas contra un rival de un nivel bastante alto”.

¿Y con la selección granadina?

“Pues ha habido una progresión impresionante. Al principio quedábamos en las últimas posiciones, pero desde cadete hasta el último año hemos conseguido tres medallas”.

Libro: “Bajo el aro”.

Película: “Space Jam”.

Serie: “Juego de tronos”.

Juego de mesa: “Parchís”.

Sitio favorito de Granada: “Almuñécar”.

Jugador favorito de baloncesto: “LeBron James”.

Un quinteto: “Kyrie Irving, Michael Jordan, LeBron James, Nikola Mirotic y Pau Gasol”.

El directivo rojinegro gestiona dos supermercados Coviran

Fernando Bailón forma parte de la directiva de la Fundación CB Granada junto a Óscar Fernández-Arenas y Javi Molina, aunque también es el coordinador de voluntarios y colabora con el departamento de comunicación. Además, gestiona dos supermercados Coviran, por lo que ha permanecido en primera línea de batalla durante los últimos meses.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Yo no he tenido confinamiento, ya que hemos seguido al pie del cañón con los dos supermercados. No lo hemos pasado bien, sobre todo por las medidas que había que tener de distanciamiento para cuidar a los clientes y a los empleados. Por suerte ya se va superando todo y la gente está muy concienciada”.

¿Cómo se prepararon los supermercados para afrontar el estado de alarma?

“Hemos tomado una serie de medidas. Nunca hemos permitido superar el aforo que teníamos establecido, los empleados tenían mascarilla y guantes, al igual que los clientes. También facilitábamos gel desinfectante a la entrada. El principal problema ha sido mantener los dos metros de distancia entre los clientes”.

¿Cómo se ha vivido en los supermercados?

“Antes, al poder salir solo para hacer la compra, había gente que venía varias veces al día a comprar. Ya está todo mucho más calmado”.

¿Qué hacía al llegar a casa?

“Lo primero que hacía era quitarme toda la ropa e irme directo a la ducha sin tener ningún tipo de contacto con la gente con la que convivo”.

¿A qué se debió la locura del papel higiénico?

“Fue impresionante. Nos quedábamos sin papel a los 10 minutos de abrir. Llegaba el camión, lo descargábamos y la gente se tiraba de cabeza. Teníamos miedo de que se cayera encima de alguien. Nadie nos ha explicado el motivo por el que se compraba tanto papel”.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido?

“Salir de mi casa antes de la 7 de la mañana y que no hubiera nadie en la carretera. A las 8 de la tarde veías a la gente en los balcones aplaudiendo, pero no había nadie en la calle. Había sensación de tristeza”.

¿Cuál ha sido el peor momento de estos meses?

“La semana anterior al inicio del estado de alarma. Fue un caos total. Todavía no había medidas de distanciamiento ni aforo y los dos supermercados estaban repletos de gente. Nosotros estábamos pendientes por si algún empleado se  veía afectado, pero hemos tenido suerte”.

¿Cuál es su función dentro de la Fundación CB Granada?

“Nosotros estamos para apoyar a Óscar en todo lo que haga falta en cuanto a toma de decisiones. También echo una mano en comunicación y con los voluntarios. Me gustaría darle las gracias a todos ellos por la gran labor que hacen”.

¿Cuándo empieza su relación con el baloncesto?

“Tenemos que irnos muchos años atrás. Siempre me ha gustado jugar. Recuerdo que iba con mi hermano en la moto a Albolote para ver a Oximesa. Estábamos deseando que llegara el día de partido. Después pertenecí al Frente Nazarí y a la Peña Internacional. Siempre ha sido mi pasión el baloncesto”.

¿Cómo llega a la Fundación CB Granada?

“Nos conocíamos de vista, pero por las circunstancias nos unimos Óscar, Javi y yo. Ahora somos prácticamente hermanos. Nos llevamos muy bien e intentamos hacer las cosas lo mejor posible para el club. No tenemos ninguna disputa”.

¿Cómo vive los partidos?

“Paso muchísimos nervios. Ahora me estoy controlando más, pero es cierto que antes era más temperamental, aunque siempre con gestos de alegría”.

¿Cómo ha evolucionado el club en cuanto a voluntarios y comunicación?

“Hace ocho años teníamos 4-5 voluntarios en el pabellón Veleta. Fuimos creciendo poco a poco y el salto al Palacio fue una locura. Hemos llegado a tener 60 voluntarios. Somos el club de LEB Oro que más voluntarios tiene. Yo estoy muy orgulloso de ellos y hay muy buen ambiente.

En el departamento de comunicación vamos creciendo poco a poco con los medios que tenemos. Creo que estamos bastante bien con respecto al nivel de LEB Oro”.

¿Cuál ha sido el mejor momento desde que está en la Fundación CB Granada?

“Muchísimos. Recuerdo la piña que había el primer año en liga Nacional. Salían todos de trabajar a las 10 de la noche e iban a entrenar. Era impresionante.

El ascenso en Albacete después de un fin de semana fue maravilloso y el que conseguimos a LEB Oro también.

La gente que forma parte del club es lo mejor. Es un ambiente tan familiar que no te puedes quedar con ningún recuerdo. Disfrutamos muchísimos haciendo cualquier cosa por el baloncesto”.

¿Y el peor?

“Cualquier lesión de un jugador y no poder verlo participar en los entrenamientos o en los partidos”.

¿Qué echa de menos?

“Los partidos. El ambiente del Palacio y los nervios. Tenemos una sensación de que nos falta algo después de 3 meses sin baloncesto”.

Actividad de julio

“Tenemos muchísimas ganas de empezarla. Nosotros sin nuestras categorías inferiores no somos nada. Todos los días veo en la calle a gente con la camiseta de la Fundación CB Granada entrenando”.

Libro: “El médico de Noah Gordon”.

Película: “El caballero oscuro”.

Serie: “Breaking Bad, Peaky Blinders y Ozark”.

Juego de mesa: “El Monopoli”.

Comida favorita: “Cualquier paella de marisco sentado en una terraza con amigos”.

Sitio favorito de Granada: “Granada entera. Me encanta pasear por el centro cuando no hay mucha gente”.

Jugador favorito de baloncesto: “Juan Carlos Navarro”.

El cadete ha participado en algunos entrenamientos con el Coviran Granada

Ángel Corpas pertenece al cadete Inlingua Fundación CB Granada, aunque realizó la pretemporada con el Coviran Granada a las órdenes de Pablo Pin. Durante la temporada ha alternado los entrenamientos con el primer equipo y con el de su categoría, aunque llegó a jugar unos minutos durante algunos partidos con el primer equipo.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“He estudiado mucho, he hecho muchos deberes, he hablado mucho por videollamada con mi novia, amigos y familiares y he hecho deporte. De todo un poco. Con mi equipo he hecho algunos juegos, como un escape room”.

¿Cuándo llegó al club?

“Llevo ya tres temporadas en la Fundación CB Granada. Llegué para jugar en infantil de segundo”.

¿Cómo iba esta temporada?

“Iba muy bien. En la categoría cadete íbamos primeros y nos habíamos clasificado para el Campeonato de Andalucía y en la categoría júnior íbamos terceros. Estaba aprendiendo mucho con Samu Gómez”.

¿Cómo se compaginan los entrenamientos con el cadete y con el primer equipo?

“A veces se me hace un poco duro. Los entrenamientos del primer equipo más los deberes y todo… pero merece mucho la pena. Me lo paso muy bien”.

¿Cómo valora la temporada?

“Yo estoy contento con lo que he hecho. He ido con la selección andaluza y en el Campeonato de Andalucía acabamos terceros con la selección granadina, además de poder estar con el primer equipo”.

¿Con ganas de volver?

“Muchísimas. Después de tres meses sin poder entrenar tengo muchas ganas de volver”.

¿Qué significa estar en el primer equipo?

“Un privilegio. He aprendido mucho con ellos, me lo he pasado muy bien y me han hecho mejorar mucho”.

¿Cómo fue la última pretemporada?

“Muy dura. Acababa muy cansado los entrenamientos, pero me fui acostumbrando. Acabé muy contento por poder jugar algunos minutos”.

¿Qué sintió al jugar unos minutos?

“No me esperaba jugar en ninguno de los dos partidos, pero cuando me llamó Pablo Pin para salir sabía que tenía que darlo todo”.

¿Qué es lo que más le ha sorprendido por el primer equipo?

“Lo bien que me han tratado todos, el buen grupo que hay formado y la intensidad con la que trabajan siempre”.

¿Qué aprendizaje obtiene de ahí?

“He aprendido a dar siempre el máximo para poder sentirme satisfecho. Cuando vuelvo a entrenar con mi categoría me siento con menos tensión y más tranquilo”.

¿Cuántos Campeonatos de Andalucía ha disputado?

“Con la selección granadina he disputado cinco, con la Fundación CB Granada dos y con el CB Armilla uno. Son experiencias muy buenas. Me sirven para aprender mucho y los resultados también han sido buenos”.

¿Qué tal con la selección andaluza?

“Muy bien. Fue una pena no conseguir el objetivo que queríamos, pero me lo pasé muy bien y aprendí mucho con mis compañeros”.

Libro: “El niño con el pijama de rayas”.

Película: “Space Jam”.

Serie: “La casa de papel”.

Juego de mesa: “El Monopoli”

Comida favorita: “La pizza”.

Sitio favorito de Granada: “El mirador de San Cristóbal”.

El médico rojinegro afirma que “el trabajo en equipo ha sido imprescindible”

Fermín Rodríguez es el médico de la Fundación CB Granada desde la primera temporada del club, la 2012/13. Además, también ejerce su profesión en el hospital HLA Inmaculada, aunque espera su jubilación para el próximo mes de agosto.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“El día a día ha sido con mucho trabajo y tensión. Teníamos al principio mucha incertidumbre. Cada día hubo un protocolo distinto hasta que aprendimos a controlar a toda la gente que venía. Nosotros estamos acostumbrados a adaptarnos rápido a las situaciones y todo fue sobre ruedas”.

¿Cómo fue ese protocolo en La Inmaculada?

“Medicina interna y la coordinación de urgencias trabajaban al unísono. Todos los días se reunía el comité para poner en marcha todas las directrices que nos llegaban. Siempre diferenciábamos los circuitos”.

¿Cómo ha sido la relación con la gente con la que convive?

“Me eché de la habitación. Me fui a un cuarto, pero la convivencia fue más exquisita. En estos casos es cuando echas de menos el roce continuo o el cariño. Yo nunca he cantado en la ducha, pero llegaba a las 2 de la mañana, me ponía en pelota en la puerta y cantaba en la ducha para relajar la tensión que había encima. La convivencia es buena si antes ha sido buena”.

¿Cómo está la situación en el hospital?

“Bien, sin bajar la guardia. No hay ningún paciente en la segunda planta, que era la habilitada, ni en la UCI. El circuito sigue abierto porque sigue habiendo controles”.

¿Qué le ha sorprendido en los últimos meses?

“Si había compañerismo antes, ahora hay más todavía. El trabajo en equipo ha sido incuestionable. Hay compañeros que lo han pasado y han tenido una entereza encomiable para volver a incorporarse después. Hemos sido una piña. Daría mi vida por cada uno de mis compañeros”.

Premio Princesa de Asturias de la Concordia a los sanitarios

“No me parece bien. A lo mejor el MVP sí es para los sanitarios, pero el partido no lo gana solo el MVP, lo gana el equipo completo, los que preparan la pista, los aficionados, los voluntarios…”.

¿Qué le dijo a los jugadores antes del confinamiento?

“Yo estaba ya en la lucha en el hospital. Después de un entrenamiento expliqué un poco de qué iba todo. Les hice un pequeño protocolo con una serie de normas para empezar a caminar”.

¿Fue acertado suspender la competición?

“El virus se contagia de persona a persona y evitando ese contacto suspendiendo aglomeraciones es acertado”.

¿Qué medidas lleva a cabo en su día a día?

“Gasto un bote de gel al día y me cambio los guantes muchísimas veces. Ya es una rutina y estoy acostumbrado. Acabamos cansados de la mascarilla porque nos la quitamos solo para comer o beber agua, pero es indispensable”.

¿Cuál es su mejor recuerdo desde que está en la Fundación CB Granada?

“Creo que el ascenso a LEB Oro, pero hay muchos. Deportivo me quedo con ese, pero también elijo momentos que compartimos en un hotel o en un viaje. Comparto muchísimos recuerdos personales. La convivencia es excelente, pero la alegría que nos dio en Pamplona fue impresionante”.

¿Y el peor?

“Cualquier lesión de un jugador. Siempre formo un muro delante de mis recuerdos y los malos se olvidan”.

¿Cómo ha visto la evolución del club?

“Hemos ido paso a paso y siempre hacia adelante. Con cabeza y calma. La evolución ha sido espectacular, pero no hay meta que no podamos conseguir”.

¿En qué consisten las charlas antidoping?

“Son preventivas y obligatorias. Hay que elegir un día y hacer un acta para mandar a la Federación Española de Baloncesto. Todo lo que es la salud y la prevención en el deporte. Hablamos de los métodos o medicamentos que son permitidos y los que no. Queremos hacer un deporte y un juego limpio”.

Libro: “La ruta infinita”.

Película: “Marco Antonio y Cleopatra”.

Serie: “The Last Dance”.

Juego de mesa: “Ajedrez, dominó o cualquiera de cartas”.

Comida favorita: “Unas papas fritas con jamón, huevo frito y pan de Alfácar acompañado de un buen vino”.

Sitio favorito de Granada: “Granada”.

Con Zamo Fernández, Didi García, Pablo García y Jaime Medina

El pasado domingo se cumplieron 5 años del ascenso a LEB Plata del Coviran Granada. Un fin de semana mágico en Albacete en el que el equipo consiguió ponerle el broche de oro a la temporada. Para revivir aquel año en general y ese ascenso en particular el club ha hablado con un entrenador y tres jugadores que militaban en aquella plantilla: Alberto Fernández ‘Zamo’, David García ‘Didi’, Pablo García y Jaime Medina.

Alberto Fernández ‘Zamo’

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Aburrirme mucho. He hecho más deporte que nunca, he cocinado muchísimo y he aprovechado para intentar formarme con inglés a través de Inlingua o también en temas de baloncesto. El pasado fin de semana hicimos una ruta muy chula, ya que fuimos a los Lavaderos de la Reina, en Sierra Nevada”.

¿Cómo ha cambiado su vida desde 2015 hasta hoy?

“Ha cambiado poco. No cambiaría las experiencias de 2015 por las de hoy, ni al revés. Cuando estábamos en liga EBA nuestro objetivo era intentar parecernos a los de LEB Plata y ahora queremos parecernos a los mejores de LEB Oro o de ACB. Intentamos exigirnos lo máximo”.

¿Cómo ha cambiado el club?

“El cambio gordo fue llegar al Palacio de Deportes. Todas las estructuras del club intentan profesionalizarse. Éramos 3 amigos y ahora somos unos cuantos más. La familia va creciendo, pero no perdemos la esencia y es eso es lo más importante de todo”.

¿Qué recuerda de la temporada del ascenso?

“Para mí es una de las mejores. Nunca el objetivo del club fue el ascenso. No éramos profesionales, pero todos intentábamos serlo. El ambiente era estupendo. Nos acercábamos al profesionalismo, pero cogíamos las cosas más bonitas del deporte de competición. Era un grupo envidiable. El ambiente en el Veleta era una pasada. Fue una experiencia muy chula y la fase de ascenso fue espectacular. Mirabas a la grada y estábamos jugando en casa”.

¿Qué diferencias hubo con el primer año en liga EBA?

“A mí la primera campaña me gustó mucho también con el récord de victorias seguidas (10). En el último partido en Melilla Nico (Megías) hizo un scouting propio del equipo y fue muy bonito. En la siguiente campaña cambió el hecho de jugar la fase de ascenso. Estuvimos acompañados por Jesús Fernández, Nacho Ordín… Recuerdo esos años con mucho cariño. Crecimos muchísimos y nos lo pasamos muy bien”.

¿Cómo preparó el cuerpo técnico ese fin de semana?

“Nunca habíamos jugado una fase de ascenso como cuerpo técnico. Pensamos cómo lo haría la gente  y fue un poco raro. Era la primera vez que nos enfrentábamos a una experiencia de esa estructura. Estuvimos muchas horas viendo vídeos de los demás equipos. Fue muy importante para nosotros en los años posteriores”.

¿Qué sintió al consumarse el ascenso?

“A los jugadores se les ve saltando y demás, pero el cuerpo técnico se quedó un poco paralizado. Recuerdo imágenes de mirar a la grada para buscar a mi familia, también miré a jugadores celebrándolo. Fue extraño porque hasta que no pasaron unos minutos no lo asimilamos”.

¿Con qué partido sufrió más?

“Con el segundo, el de Albacete. En el tercero contra UCAM Murcia también porque certificábamos el ascenso. Contra Albacete es que estábamos fuera”.

Libro: La isla de los 5 faros.

Película: Cualquiera de Tarantino. Me gusta mucho Django.

Serie: Friends.

Juego de mesa: El Catán.

Comida favorita: Cualquiera en una terraza en un bar en el centro de Granada.

Lugar favorito de Granada: Albaicín.

David García ‘Didi’

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Estaba haciendo un máster y de becario en una empresa. Ahora lo estoy retomando desde casa poco a poco”.

¿Con qué se queda de sus temporadas de baloncesto en Granada?

“Me quedo con todo. Yo venía de Garrucha y de repente me veo en el Veleta con 1000 personas, jugando una fase de ascenso o en LEB Plata. Yo venía a ver jugar a Jesús Fernández. Creo que me ayudó mucho a seguir mejorando y aprendí muchísimo. Me quedo con la gente. Teníamos un equipo en liga EBA con personas que son para siempre. Mi grupo de amigos en Granada siguen siendo ellos”.

¿Cómo ha cambiado su vida?

“Me he centrado más. Yo en 2015 estaba despreocupado de todo. Mi vida era jugar al baloncesto, pero lo duro llega después. Ahora valoro más las cosas”.

¿Cómo recuerda ese fin de semana en Albacete?

“Espectacular. Lo recuerdo como un niño pequeño. Después de los partidos era mi momento favorito porque nos prepararon Arturo y Alberto un cubo con hielo y era muy gracioso ver las caras de la gente. Encima siempre llegábamos después de ganar”.

Impresionante la afición

“Increíble. Yo fui al Veleta un día a ver jugar al equipo en un Granada – Morón. Vi la afición y dije: tengo que disfrutar y jugar aquí. Ese ambiente que había en Granada no lo he visto en ningún sitio y llevo ocho temporadas en liga EBA. La gente nos apoyaba todos los días y en Albacete no fallaron”.

¿Cómo recuerda el primer partido contra Aracena?

“Sabíamos que Albacete tenía un equipazo, pero Aracena tenía gente veterana y había sido campeón en Cataluña. Lo preparamos muy bien el partido. Nuestro ritmo fue impresionante. Pablo no paraba de rotar el banquillo y los desgastamos muchísimos. No pudieron parar a Jesús Fernández y Berni Castillo. Nos salía todo”.

¿Esa temporada fue un reto para ti?

“Yo venía de jugar toda la vida en Nacional. Para mí la EBA era impresionante. Yo decía que ahí estaban los buenos. Cada fin de semana era una final y durante la semana también. Era un pesado en los entrenamientos. Yo llegaba al Veleta para ganarme los minutos”.

¿Qué dijo Pablo Pin?

“Nosotros siempre hacíamos el scouting y nos decía que disfrutáramos. Granada es una plaza en la que la gente te exige. Nos dijo que fuéramos sin presión”.

¿Qué partido recuerda de esa temporada?

“Nunca se me olvidará el partido en Badajoz. Fallé una bandeja para ganar el partido. También recuerdo el de Novaschool en el Veleta porque fue mi debut”.

¿Cómo conoció a Jesús Fernández?

“Yo fui a ver un partido del CB Granada hace muchísimos años y después me pude subir al autobús. Ahí me hice una foto con Jesús Fernández”.

Un libro: American gods.

Una película: Malditos bastardos.

Una serie: Suits.

Juego de mesa: el bingo.

Comida favorita: lentejas de mi madre.

Sitio favorito de Granada: el Juanra para una paella está bien. A mí me gusta mucho Almuñécar.

Pablo García

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Trabajar mucho. Pertenezco a una empresa que ha sido considerada de trabajo esencial. Nos ha tocado trabajar horas y días que no nos correspondían”.

¿Cómo recuerda la temporada?

“Fue una pasada. Veníamos de ser un grupo de amigos de Nacional. Hubo algunos cambios como Jesús Fernández, Nacho Ordín, Jorge Fernández o Didi. Disfrutamos muchísimo en todos los aspectos”.

¿Y el fin de semana en Albacete?

“Llegamos allí sin ningún tipo de presión. Fue increíble. Cada partido era una sorpresa. En el primero arrasamos. En el segundo sufrimos muchísimos, luchamos y nos salió bien. El último fue el del cansancio. Estábamos muertos”.

¿Cómo recuerda el segundo partido?

“Fue muy agónico. Ellos tenían un equipazo. El mérito que tuvimos nosotros fue subir con presupuesto cero de jugadores. Albacete había hecho un equipo para subir. El cuerpo técnico hizo un scouting muy bueno. Ellos se iban todo el rato y nosotros sufríamos. Fue clave una de las remontadas que hicimos. Nacho Ordín, que jugó infiltrado, metió 8 puntos seguidos que fueron claves y defendido por dos jugadores”.

Pablo García metió tres triples en el último partido

“Tuve un 60% más o menos de acierto en la fase de ascenso en triples y la verdad es que esos triples contra UCAM Murcia fueron importantes”.

¿Qué significó para el club y para Pablo García ese ascenso?

“Nosotros no cobrábamos y en tres años pasamos a jugar en el Palacio. Formar parte de esa historia como un grupo de amigos es impresionante”.

Una camiseta colgada en el Palacio

“Siento orgullo. Yo siempre que entro miro la camiseta con mucha añoranza. Yo me lo he tenido que currar mucho y sacrificar cosas, pero ahí está el resultado. Desde que me llamó Pablo Pin en Nacional hasta el último año. Me retiro por agotamiento, no podía mantener ese ritmo”.

¿Qué partido elegiría de esa temporada?

“El de Melilla siempre me encantaba porque viajabas con el equipo y podíamos tomarnos algo juntos. Encima ganábamos, así que era perfecto”.

Un libro: el de la Termomix.

Una película: Big fish y Cadete perpetua.

Una serie: Westworld y Vikingos

Juego de mesa: el mus y el parchís.

Comida favorita: la lubina al horno.

Lugar favorito de Granada: el mirador de la Silla del Moro.

Jaime Medina

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“Mucha formación. Tengo también acumulado trabajo como entrenador personal y he planificado para las temporadas que vienen”.

¿Cómo ha hecho deporte?

“Ha sido difícil. He aprovechado toda la casa para poder hacerlo. Se han hecho entrenamientos online y eso me ha facilitado mucho. El día que me dejaron correr estuve hasta que se hizo de noche”.

¿Cómo recuerda la temporada del ascenso?

“Inolvidable. Fue una de mis mejores experiencias deportivas. Yo venía de un año en Nacional que no fue fácil por tema de lesiones. El primer año en liga EBA lo disfruté, pero el segundo fue increíble. Formamos un grupo que jugaba al baloncesto de forma altruista, pero llegábamos a los entrenamientos y nos matábamos. La afición fue impresionante porque el Veleta se nos quedó pequeño en liga EBA. Tengo grabada la imagen de la lluvia de papeles en Albacete. Nos sentimos como en casa”.

¿Qué diferencias hubo entre el primer año y el segundo en EBA?

“Nos asentamos en la categoría. El cuerpo técnico trabajaba a otro nivel en todos los sentidos. La plantilla también dio un salto de calidad con Jesús Fernández, Nacho Ordín, Didi o Jorge Fernández. Como bloque mejoramos muchísimo y jugábamos de memoria”.

¿Cómo recuerda ese fin de semana en Albacete?

“Fue una experiencia inolvidable. Sin ser profesionales trabajábamos como si lo fuéramos. Fue muy duro. No hubo ningún partido fácil y estuvimos hasta el último segundo sufriendo. Se me quedó grabado que Óscar Anguita en el último partido no llegó a jugar, pero no paró de animar y apretar desde el banquillo. Esa piña se forjaba durante toda la semana”.

¿Qué dijo Pablo Pin antes del último partido?

“La esencia de siempre. Éramos conscientes de que podíamos hacer algo muy bonito. Su filosofía siempre ha sido la de ir día a día. Nos lo llevábamos currando toda la temporada y solo quedaba un esfuerzo. Encima fue un partido con mucho desgaste porque UCAM Murcia no se rindió nunca”.

Un libro: Ensayo sobre la ceguera.

Una película: Intocable.

Una serie: Breaking Bad.

Juego de mesa: cualquier juego de cartas en la playa.

Comida favorita: cualquiera que haga mi madre.

Lugar favorito de Granada: me gustan mucho los jardines de la Alhambra.

La entrenadora dirige varios equipos en las categorías inferiores del club

Lleva en el club desde su creación y dirige varios equipos en las categorías inferiores de la Fundación CB Granada. Inma López empezó con siete años a jugar al baloncesto y ahora entrena a un equipo infantil femenino, otro alevín femenino, dos cadetes masculinos y un pitufo con 18 niños que asegura que son su “debilidad”. También dirige un grupo de mamás de jugadores que están en la entidad rojinegra.

¿Qué ha hecho durante el confinamiento?

“En el tema deportivo hemos tenido muchas charlas con el objetivo de mejorar y de compartir las opiniones entre los entrenadores. Nos hemos unido a otros entrenadores con otro tipo de ideas para acoplarlas a nuestro sistema de juego”.

¿Cuándo empezó su relación con el baloncesto?

“Era muy, muy pequeña. Vino un entrenador al colegio y pasó por varias clases avisando de que iba a montar un equipo de baloncesto. Nos juntamos un grupo de compañeras de clase y así empezamos”.

¿Qué equipos entrena en la Fundación CB Granada?

“Tengo varios. Un pitufo con 18 niños en el colegio Genil que son un primor; un alevín femenino con el que llevo un par de años; dos cadetes masculinos, uno en Carmelo y otro en Sagrada Familia; comparto un equipo infantil femenino con Sara Bretón; y este año hemos creado un equipos de mamás con el que nos lo pasamos fenomenal”.

¿Cómo iba la temporada con ellos?

“Los pitufos habían despegado como meteoritos. Estaban muy nerviosos porque tenían dudas sobre si sabrían jugar o entenderían al árbitro, pero después eran invencibles; mis alevines iban invictas en la competición de los Juegos Deportivos Municipales; el cadete de Sagrada Familia solo había perdido un partido; con el infantil femenino estábamos haciendo un papel muy bonito; y con las mamás no pudimos llegar a competir por el estado de alarma. Muchas empezaban de cero, pero tenían muchísimas ganas”.

¿Qué actividades ha hecho con los equipos durante el confinamiento?

“Con el infantil femenino es con el que más actividades hemos hecho. Hemos hecho algunos juegos a través de videollamadas y también una serie de actividades para que estuvieran entretenidos. Los echo de menos y ellos también tienen ganas de jugar al baloncesto”.

El club está preparando una actividad para volver a entrenar en julio

“Me parece una iniciativa maravillosa. No solamente las ganas son nuestras, ya que los niños están deseando volver a entrenar y están hartos de estar en casa. La ilusión se mantiene intacta”.

¿Cuándo llegó al club?

“Hace 13 o 14 años. Fue una iniciativa con la que se unieron el colegio Santa María y la Fundación CB Granada. Ahí arrancamos con la cantera femenina. Al principio competíamos en ligas municipales, pero la evolución ha sido impresionante. Ahora competimos en ligas federadas, hemos acudido a Campeonatos de Andalucía e incluso hay alguna jugadora (Lucía Pérez) que ha acudido a varias convocatorias con la selección española. La sección femenina en el club ha adquirido muchísima importancia”.

¿Cómo iba la temporada en las Escuelas Baloncesto Puleva?

“Iba muy bien. Las ganas que teníamos eran fundamentales. Tenemos muchísimo entusiasmo y eso hace que los resultados de todos los equipos sean muy buenos. Lo importante no es ganar o perder, sino el hecho de formar.

Nos quedaba mucha temporada todavía por recorrer, pero el año que viene continuaremos con más ganas”.

¿Qué le aportan los campus a los niños?

“Yo siempre digo que los campus suponen un paso más complementario al trabajo de la temporada. Se realiza mucho trabajo de tecnificación con el jugador, pero creo que también supone un paso más en lo que se refiere al gusto por el baloncesto. En los campus se desarrollan unos lazos y unos vínculos con otros jugadores de otros equipos y ciudades muy estrechos. Generamos ese gusto por el baloncesto. Si un niño sale de un campus diciendo que se le ha hecho muy corto, lo hemos conseguido”.

¿Cuánto puede influir un entrenador en la vida de un jugador?

“Muchísimo. Ese vínculo personal es muy importante. Cada uno tiene sus problemas en casa o en el colegio y los entrenadores sabemos si ese jugador llega torcido a un entrenamiento. Ese lazo es muy importante. El factor humando juega un papel primordial”.

¿Cuál es su recuerdo favorito como entrenadora?

“Me pueden los enanos. Son muy alegría. Me dicen seño, mamá o, incluso, abuela. Esa ilusión, esas ganas y ese avance que les ves durante la temporada me encanta. Eso es lo mejor”.

¿Qué categoría le gusta más para entrenar?

“Me encanta la categoría alevín. Los jugadores están empezando a explotar y creo que es un año muy importante”.

¿Prefiere ganar un partido o aprender de él?

“A nadie le gusta perder, pero un partido bien jugado, aunque se haya perdido, no me supone nada. Hay veces que me da igual perder si ponemos en práctica lo que hemos trabajado durante la semana. Estamos en categorías de formación y eso es lo más importante”.

¿Qué es lo que más le gusta de entrenar?

“Muchas veces voy por la calle y escucho a los niños llamarme. Que se sientan a gusto y sientan felicidad al verme. Eso significa que tenemos ese gusto por el baloncesto”.

¿Qué diferencias nota entre equipos masculinos, femeninos y mixtos?

“Las niñas somos muy cañeras y rebeldes, pero muy disciplinadas. Creo que cada uno tenemos nuestro tipo de juego. La selección española femenina es un ejemplo. Son estilos de juego diferentes”.

Un libro: Crónica de una muerte anunciada.

Una película: Brothers in arms.

Una serie: he visto La casa de papel y Prison Break durante la cuarentena.

Un actor: Denzel Washington.

Una actriz: Nicole Kidman.

Juego de mesa: las cartas.

Comida favorita: el arroz

Lugar favorito de Granada: la vega.

El presidente rojinegro asegura que “los niños tienen que disfrutar del baloncesto”

El presidente de la Fundación CB Granada, Óscar Fernández-Arenas, compareció en el canal de Instagram de la Federación Andaluza de Baloncesto. El rojinegro reconoció que “estamos esperando que nos den el permiso para volver a la actividad con los niños, ya que queremos que vuelvan a jugar al baloncesto y hacer lo que más les gusta”.

“Es un momento muy complicado para todos, pero tenemos que reinventarnos y hacer cosas con los niños. Lo primero aquí es la salud, pero tenemos que buscar medios para que, después de dos meses encerrados en sus casas, conseguir que hagan lo que más les gusta. En nuestro club hemos recibido más de 150 solicitudes para participar en dicha actividad.

Se trataría de un trabajo técnico-táctico y también físico. En principio hemos planteado la opción de que haya 8 niños por grupos con 1 entrenador. Haremos un trabajo de coordinación o estabilidad también. Entendemos que estamos en Andalucía y tendremos que estar atentos a la temperatura”.

Para el presidente del club la estructura ideal en una directiva “sería pequeña. Nosotros buscábamos un grupo operativo y con mucha ilusión y ganas. Somos 3 directivos y nos repartimos todo el trabajo. La cabeza visible me toca a mí, pero tengo contacto directo con las otras dos personas. El hecho de que seamos pocos facilita el contacto entre todos. Los trabajadores del club son los que nos permiten llegar a lugares a los que no podemos nosotros”.

Óscar Fernández-Arenas cree que “si jugamos sin público afectará bastante. Habrá pocas competiciones, pero hay que ser realistas. Tenemos que afrontarlo de la mejor forma posible. Hay que reinventarse para que los niños puedan jugar al baloncesto, aunque hay que concienciar a la gente. Todos queremos jugar partidos, pero lo veo muy complicado. Los clubes no podemos quedarnos parados. Hay que buscar fórmulas para que los niños sigan jugando al baloncesto”.