Jesús Fernández, máximo anotador con 19 puntos

El Coviran Granada se proclamó campeón de la Copa LEB Plata al vencer por 80-74 al HLA Lucentum en un Palacio de Deportes que hizo historia al acoger a 6.118 espectadores en sus gradas. El conjunto rojinegro se repuso a un mal primer cuarto y, apoyado en su afición, decidió el encuentro en el último minuto. El equipo de Pablo Pin celebró de esta forma el primer título a nivel nacional en sus cinco años de historia. Jesús Fernández fue el máximo anotador con 19 puntos, mientras que Guillermo Rejón el mejor valorado con 23.

Fermín Rodríguez

Dionte Ferguson y Álvaro Lobo estrenaron el marcador del Palacio después de varios fallos de ambos equipos. Al Coviran Granada le costaba traspasar la defensa visitante, pero un triple de Adrian Bowie sobre la bocina subió los primeros tres puntos de su equipo al electrónico. Jesús Fernández multiplicó la puntuación de su equipo por dos con un nuevo lanzamiento desde la línea de 6,75. Precisamente desde esta distancia se desangró el equipo de Pablo Pin en los primeros diez minutos. Los locales no fueron capaces de parar el caudal ofensivo lucentino, que anotó hasta 4 triples en este cuarto y rozó la decena de ventaja (19-27).

Una canasta de Aramburu hizo crecer la preocupación en el Palacio de Deportes, pero aquí llegó el Ave Fenix del Coviran Granada. Los locales reaccionaron, ajustaron su puzle en defensa y lograron un parcial de 9-0 que los devolvió al choque. Fundamentales fueron Cristian Uta, Adrian Bowie y Alejandro Bortolussi para que el encuentro se volviera a igualar. Miguel Ángel Zapata pidió tiempo muerto y sus pupilos se lo agradecieron provocando un nuevo estirón en el luminoso. Ahí apareció la mejor versión del Coviran Granada desde el triple y dos consecutivos de Ivan Milekovic y Jesús Fernández dejaron el marcador al descanso en 39-42.

Tyran De Lattibeaudiere, que se cargó de faltas en el primer cuarto, acercó al Coviran Granada con una canasta nada más regresar de vestuarios. Ferguson replicó con la misma moneda, pero dos tiros libres de Adrian Bowie y una canasta de Jesús Fernández pusieron al equipo de Pablo Pin por delante en el marcador después de muchos minutos sin estarlo. Alicante tomó aire por medio de Martín, Rejón y Ferguson (48-53), pero ahí apareció el Coviran Granada que los 6.118 espectadores esperaban. Los locales subieron un punto el nivel de intensidad sobre la pista, su afición lo hizo desde la grada, y los puntos comenzaron a caer del cielo nazarí. Un mate brutal de la bestia de Jamaica, Tyran De Lattibeaudiere, le dio el timón del partido a los locales, que ya no volvieron a soltarlo a pesar de los intentos de Miguel Ángel Zapata desde el banquillo, que no pudo evitar que el tercer cuarto acabase con el resultado de 60-57.

Después de 30 minutos de excelso baloncesto, los errores pasaron a apoderarse de ambos equipos. El Coviran Granada estaba por delante en el marcador, pero no aprovechó los fallos de su rival en la pista delantera para distanciarse. Pablo Pin no lo veía claro y pidió tiempo muerto a 5:32 para el final con 64-62 en los colosos del Palacio. Y ahí aparecieron los dos jugadores que más baloncesto tienen de toda la liga para enzarzarse en una batalla sin escudos. Se repitió la historia del choque de la primera vuelta. Era el momento de Guillermo Rejón y Jesús Fernández.

El americano de Villena se convirtió en una máquina de hacer puntos. Agrandó lo que es, una leyenda, al convertir todos los balones que recibió en oro. Seis puntos seguidos del alicantino, que machacó a sus paisanos, parecían ser suficientes para dilucidar el partido, pero Carles Marzo y Rejón sembraron el terror en el recinto del Zaidín cuando pusieron el 70-69 en el marcador. No había metido un triple en todo el partido, pero había capturado 10 rebotes. Le faltaba uno. Joel Almeida recogió un balón suelto, dio un paso hacia atrás y, con todo el tiempo del mundo, ajustó la mirilla para disparar al corazón del HLA Lucentum. Los visitantes ya tenían prisa y fallaron en el siguiente ataque, algo que no desaprovechó Alejandro Bortolussi para desprender toneladas de calidad con una canasta de dos puntos. Zapata pidió tiempo muerto y Rejón anotó, pero Carlos de Cobos y Adrian Bowie sentenciaron el triunfo del Coviran Granada (80-74).

De esta forma la Fundación CB Granada hizo historia por partida doble. La entidad rojinegra vistió el Palacio de Deportes de rojo entregando 5.000 camisetas que se convirtieron en insuficientes para las 6.118 almas que se dieron cita. Récord absoluto de la competición. Además, el club nazarí consiguió el primer título a nivel nacional de su historia.

Ficha técnica:

Coviran Granada: Adrian Bowie 10, Carlos de Cobos 9, Joel Almeida 8, Tyran De Lattibeaudiere 4 y Jesús Fernández 19 – quinteto titular- Carlos Corts 6, Alejandro Bortolussi 8, Cristian Uta 13 e Ivan Milekovic 3.

HLA Lucentum: Álvaro Lobo 7, Guillermo Rejón 16, Dionte Ferguson 6, Carles Marzo 11 y Adrián Méndez 13 – quinteto titular- Michael Balogun 0, Álvaro Martín 4, Álex Reyes 2, Jon Aramburu 2 y Luka Nikolic 10.

Parciales: 19-27, 20-15, 21-15 y 2017.

Árbitros: Juan Gabriel Carpallo, Alejandro López y Adrián Iglesias. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la final de la Copa LEB Plata disputado en el Palacio de Deportes de Granada ante 6.118 espectadores, 130 llegados desde Alicante. Récord absoluto de la categoría.