Los rojinegros acusan la desventaja de 13 puntos con la que llegan al descanso

Derrota del Coviran Granada por 85-78 en el Pazo dos Deportes ante el Leche Río Breogán. El equipo de Pablo Pin jugó una grandísima segunda mitad, pero la desventaja de 13 puntos con la que llegó al intermedio del choque resultó decisiva en la victoria final de los locales. Los rojinegros se sobrepusieron tras el descanso y se llegaron a colocar a solo 4 puntos, pero el conjunto gallego no se dejó intimidar y se llevó la victoria.

Kevin Larsen fue el máximo anotador del partido con 17 puntos. Por parte visitante el más destacado fue Thomas Bropleh, que acabó con 15 puntos. Además, Christian Díaz anotó 13 puntos, mientras que Lluís Costa y Alex Murphy sumaron 11 y Manu Rodríguez 10.

Tomó el mando del partido el Leche Río Breogán desde el inicio. Los locales se pusieron por delante con una canasta de Erik Quintela. Un triple de Thomas Bropleh le dio al Coviran Granada su única ventaja del encuentro, ya que el conjunto gallego comenzó a poner tierra de por medio con puntos de Ahonen, Sollazzo y Larsen. Una canasta del italiano provocó el primer tiempo muerto de Pablo Pin (14-15), pero los locales mantuvieron la diferencia al final del primer acto (20-11).

El Leche Río Breogán firmó un parcial de salida en el segundo cuarto de 9-0 gracias al acierto de Aboubacar, Sergi Quintela e Iván Cruz que prácticamente le permitió romper el choque (29-11). Alejandro Bortolussi, Christian Díaz y Thomas Bropleh motivaron ahora la llamada a filas de Diego Epifanio (29-18). Sus jugadores reaccionaron y un triple de Ahonen, cuatro puntos de Larsen y una canasta de Kacinas les permitieron a los suyos colocar el 40-20 en el electrónico. El equipo de Pablo Pin volvió a acercarse en el marcador gracias a Lluís Costa, Alex Murphy y un triple final de Manu Rodríguez para ponerse 41-28 al intermedio.

Una de las claves del choque tras 20 minutos era la diferencia de rebotes capturados por ambos equipos, ya que el cuadro gallego llevaba 19 y los visitantes 8.

Salió el Coviran Granada con otra cara tras el descanso y se llegó a poner a 8 puntos después de varias canastas de Christian Díaz y David Iriarte. Tuvo el balear un triple para acercar aún más a su equipo en el marcador, pero el balón no entró y el Leche Río Breogán lo aprovechó para coger aire por medio de Kacinas y Quintela. Los rojinegros siguieron con su gran actividad en pista trasera y dos triples de David Iriarte y Alex Murphy se sumaron a dos tiros libres de Lluís Costa para colocar el 52-45.

El equipo de Pablo Pin continuó remando y dos 2+1 consecutivos de Bamba Fall pusieron a los nazaríes a solo 4 puntos de su rival, aunque dos tiros libres de Erik Quintela permitieron al Leche Río Breogán acabar el tercer cuarto con una ventaja de 6 puntos (58-52).

Un triple de Manu Rodríguez situó al Coviran Granada a tiro de tres puntos. Regresó Thomas Bropleh al parqué tras estar inactivo durante el tercer cuarto a causa de las faltas personales, pero el alero anotó un triple que comprimió al máximo el marcador (69-65). Los locales se mantuvieron por delante gracias al acierto de Sollazzo, que anotó cinco puntos seguidos (74-68). Bropleh volvió a acercar al Coviran Granada, pero el Leche Río Breogán aprovechó un rebote ofensivo de Larsen y una canasta de Kacinas para distanciarse (80-72). Un 2+1 de Sergi Quintela sentenció el triunfo a favor de los locales.

Ficha técnica

Leche Río Breogán: Mindaugas Kacinas 6, Roope Ahonen 6, Kevin Larsen 17, Erik Quintela 12 y Adam Sollazzo 13 – quinteto titular – Mateo Díaz 0, Mo Soluade 2, Álex Rivas 0, Seydou Aboucacar 4, Israel Gutiérrez 2, Iván Cruz 11 y Sergi Quintela 12.

Coviran Granada: Thomas Bropleh 15, Alex Murphy 11, Germán Martínez 0, Lluís Costa 11 y Bamba Fall 8 – quinteto titular – Alejandro Bortolussi 4, Manu Rodríguez 10, Christian Díaz 13, David Iriarte 6 y Edu Gatell 0.

Parciales: 20-11, 21-17, 17-24 y 27-26.

Árbitros: Francisco Bravo, Jorge Caamaño y Sara Peláez.

Incidencias: Partido correspondiente a la décima jornada de competición en LEB Oro correspondiente a la fase de clasificación disputado en el Pazo dos Deportes de Lugo ante 300 espectadores.